HACIA UNA ESCUELA ECOHUMANISTA

HACIA UNA ESCUELA ECOHUMANISTA. EDUCAR PARA UN FUTURO CON ESPERANZA

Editorial:
NARCEA
Año de edición:
Materia
Formacion del profesorado
ISBN:
978-84-277-2847-9
Páginas:
160
18,50 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Extracto del Índice:

I. LAS CUESTIONES DE FONDO
• Conocer y actuar
• La importancia de los detalles
• Mi yo y nuestros “yos”. Respeto y convivencia
• Calibrar y gestionar las emociones
• El principio activo: estímulo, conversación y comprensión
II. EL AULA SOCIAL: FAMILIAS, REDES, VALORES
• La educación como posibilidad
• Sueños, etapas, esperanza
• El sentido de comunidad
• Familias versus escuela
• ¿Qué pasó con las certezas?
III. UNA EDUCACIÓN ECOHUMANISTA
• Cuestión de prioridades
• Dilemas aparentes
• Conversar con el mundo
• Ecología, humanismo y educación
• Escuelas con valor y sentido
IV. AULAS VIVAS
• ¿Por qué nos hacemos profesores?
• Profesores que inspiran
• El factor humano
EPÍLOGO. Despertar después del virus

La práctica docente no es un mero y frío transmitir. Este libro quiere contribuir a impregnar nuestra enseñanza de un humanismo activo porque la educación juega algún papel decisivo en abrir paso a los sentimientos, a la creatividad, a la ética. Aprender Historia o Matemáticas puede resultar una pesada carga o un ejercicio de liberación; puede quitarnos el sueño o motivarnos, puede abrirnos perspectivas o encerrarnos en una sola. Puede, en definitiva, ejercer su papel en sumirnos en el conformismo más banal o en despertar conciencia y valor. Es ahí, en ese núcleo anímico y vital, donde la educación ofrece todo su valor añadido y su razón de ser, donde se alza a otro nivel, al nivel óptimo que todos deseamos. La adulteración de los valores democráticos básicos y de los derechos humanos y la emergencia climática son cuestiones que están condicionando nuestras vidas. La pandemia es solo una consecuencia más de nuestro divorcio con la naturaleza y de nuestra sacralización de la eficacia, el beneficio y la rapidez. Diálogos, silencios, reflexión, están mal vistos. Hay que correr. Hay que funcionar. Hay que optimizar. Por encima de todo, esta inmensa máquina devoradora de recursos que hemos creado tiene que seguir adelante sin hacerse preguntas. La enseñanza debería resistirse a entrar en este juego, porque su razón de existir, si la entendemos como una formación integral del ser humano, como una tarea de base ética, se basa en la curiosidad, en las preguntas, en el análisis crítico. En este sentido, los profesores vitales y proactivos adquieren el inmenso valor de ayudar a configurar un futuro con esperanza.