PROTOCOLO UNIFICADO PARA EL TRATAMIENTO TRANSDIAGNÓSTICO DE LOS TRASTORNOS EMOCIONALES EN NIÑOS

PROTOCOLO UNIFICADO PARA EL TRATAMIENTO TRANSDIAGNÓSTICO DE LOS TRASTORNOS EMOCIONALES EN NIÑOS. MANUAL DEL PACIENTE

Editorial:
PIRAMIDE
Año de edición:
Materia
Tecnicas terapeuticas
ISBN:
978-84-368-4434-4
Páginas:
256
Colección:
Manuales Prácticos
28,50 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Introducción. Habilidad C: Conocer cómo me siento (sesiones 1-4). Habilidad L: Localizando mis pensamientos (sesión 5). Habilidad AV: Avanzar pensando como un detective y resolviendo problemas (sesiones 6 y 7). Habilidad E: Experimentando mis emociones (sesiones 8-10). Habilidad E: Experimentando mis emociones (sesiones 11-14). Habilidad S: Seguir bien y feliz (sesión 15). Conocer cómo me siento: Dirigido a los padres (sesiones 1-4 para los padres). Localizando mis pensamientos: Dirigido a los padres (sesión 5 para los padres). Averiguando cómo resolver problemas y pensar como un detective: Dirigido a los padres (sesiones 6 y 7 para los padres). Experimentando mis emociones: Dirigido a los padres (sesiones 8-14 para los padres). Cómo mantenerse bien y feliz: Dirigido a los padres (sesión 15 para los padres).

La terapia cognitiva conductual (TCC) es probablemente el marco psicoterapéutico más eficaz para los niños y adolescentes con trastornos emocionales (por ejemplo, ansiedad, depresión, trastornos obsesivo-compulsivos, trastornos relacionados con el trauma y el estrés, etc.). A pesar de que los trastornos emocionales en los niños y jóvenes con frecuencia se solapan o coexisten, una gran parte de las terapias eficaces de las que disponemos para la población infanto-juvenil se dirigen únicamente a un trastorno emocional o a un subconjunto pequeño de trastornos de este tipo.
Los protocolos unificados para el tratamiento transdiagnóstico de los trastornos emocionales en niños y adolescentes, basados en las innovadoras investigaciones de Jill Ehrenreich-May, David H. Barlow y colaboradores, proponen que puede existir un método más simple y eficiente de utilizar estrategias eficaces, como las incluidas habitualmente en la TCC, de forma que pueda abordarse la amplia gama de síntomas emocionales en niños y adolescentes. Los protocolos unificados para niños y adolescentes posibilitan esto al enmarcar estrategias efectivas en el lenguaje general de emociones fuertes o intensas, de una forma más genérica, y al enfocar el cambio a través de una lente común que se aplica a través de los trastornos emocionales. Los protocolos unificados para niños y adolescentes ayudan a los jóvenes permitiéndoles centrarse en un objetivo concreto a través de los trastornos emocionales como reducir los estados emocionales negativos e intensos mediante la extinción del distrés y ansiedad que producen estas emociones, a través de la educación focalizada en la emoción, técnicas de conciencia plena, estrategias cognitivas y de resolución de problemas, y una gran variedad de estrategias conductuales, que incluyen una gama completa de técnicas de exposición y activación conductual.